23 feb. 2011


No hay tres minutos, ni hay cien palabras
que me puedan definir

No hay comentarios:

Publicar un comentario